miércoles, 14 de mayo de 2014

En la parada del bus

Esperando el bus que lleva a SuperMarioland.
Fiesta sorpresa para Bayes.
La tarta estaba clara, tenia que ser un autobús de la EMT porque Bayes conduce uno, pero además tenia que ser uno con grafitis y a ser posible con SuperMario bajándose o subiendo.
Vamos a empezar:
Bizcocho de vainilla relleno de buttercream de coockies para el autobus y bizcocho de chocolate con relleno de buttercream de fresa para los muros
El bizcocho es cuadrado, lo hemos rellenado, cortado por la mitad y puesto de pie.
Hemos hecho un hueco para las ruedas y la puerta trasera que va a ir abierta y pillando a Mario con sus hojas.
El hueco de la puerta lo hemos cubierto de negro y luego todo el autobús de fondant azul. Del recubrimiento azul hemos recortado el hueco de la puerta para que aparezca el negro de debajo.
Hemos hecho una prueba a ver como iba a encajar Mario en todo esto.










Esa de allí del fondo soy yo haciendo los grafitis dibujados a mano sobre papel de azucar y otros pequeños detalles:





Ahora ponemos el fondant blanco del techo, los números de linea (están hechos con fondant negro y non pareils naranja)  y la franja gris de los bajos.
Hemos disimulado el corte del fondant gris metiendolo en el hueco de las ruedas, así cuando pongamos las ruedas quedará tapado.
Ya va teniendo pinta de autobús, verdad?










El turno de las ruedas, las ventanas y los grafitis.
Encajamos a Mario y le cerramos las puertas.













Puestos los grafitis de las ventanas, la luna delantera, las matriculas y las luces.
Probando a DonkeyKong en  equilibrio en el techo.
















Los muros en marrón marcados con un rodillo de ladrillos y con las setas colocadas encima, unos grafitis mas en los muros y.....
ACABAMOS!!!
Este es el resultado final

1 comentario:

  1. Mil gracias Sonia!! Doy fe de lo buena que estaba....

    ResponderEliminar



Me encantaría saber tu opinión , ¡Anímate a comentar!